¿Cómo contribuye la Acreditación a la mejorar y elevar la Calidad de la Atención en Salud?

La acreditación es un proceso voluntario mediante el cual una organización es capaz de medir la calidad de sus servicios y rendimiento contra estándares reconocidos nacional o internacionalmente. Usando como referencia nuestro Manual de Normas de Acreditación, las clínicas dentales y quirúrgicas y/o los hospitales llevan a cabo una autoevaluación. Este paso es el previo a la evaluación detallada realizada por un par que funciona como inspector, este a su vez es un profesional que cuenta con una amplia experiencia en los entornos de atención dental, médica ambulatoria y/o de hospitalización. En muchos países del mundo, sin embargo, lo que antes era una práctica voluntaria ahora se está convirtiendo en obligatoria – ya sea por la regulación gubernamental o por los requisitos establecidos por el mercado internacional ya que cada vez más es exigido por programas gubernamentales o por compañías de seguro.(1) 

¿Qué es la acreditación?

La Organización Mundial de la Salud denomina a la acreditación como un vínculo entre la autoevaluación y la evaluación externa de la calidad.(1)  La OMS agrega que es “el mecanismo externo más utilizado para la mejora de la calidad basado en estándares en el cuidado de la salud.”(2)

Pero acreditación es mucho más que simplemente instalar un programa de garantía de calidad. Una acreditación integral incluye una revisión de todo la administración de una organización de salud para asegurarse de que la clínica u hospital está estructurada para ofrecer una atención de alta calidad.

La organización que solicita ser acreditada, debe de contar con un sistema establecido que asegure que los prestadores de servicios de salud y el personal de apoyo sean calificados; que cumplen adecuadamente las necesidades de los pacientes; y que se les ha concedido los permisos necesarios para realizar su practicar en la organización. Este sistema no sólo debe garantizar que dicho personal sea cuidadosamente seleccionado y que su educación y experiencia sean verificadas a fondo, sino también que su desempeño sea evaluado periódicamente por los superiores y/o sus colegas.

Considerando que las organizaciones que prestan servicios de salud existen para brindar atención a los pacientes, una organización que busca tener nuestra acreditación debe contar con políticas y procedimientos para que aseguren los derechos y responsabilidades de los pacientes. “Lo primero es no hacer daño (Primum non nocere),” el lema atribuido a Hipócrates, el padre de la medicina moderna, la cual debe ser una consigna constante. La acreditación integral debe asegurar, mediante la observación in situ, que la organización cuenta con programas establecidos para prevenir o administrar el riesgo, (errores, desviaciones o variaciones de la atención o los resultados esperados), para asegurar la seguridad del paciente, prevención y control de infecciones; y constantemente vigilar la atención y los resultados.

Un componente clave de cualquier programa de acreditación es que la organización de salud opera de conformidad con las normas reconocidas. Estas normas deben ser desarrolladas por una organización de acreditación reconocida a nivel nacional en al menos un país y cuya estándares sean transferibles a otros países. Lo ideal sería que las normas sean revisadas y actualizadas periódicamente para estar al día con los frecuentes cambios de prácticas y tecnología. También deben de ser consistentes con las leyes y regulaciones locales que rigen las organizaciones de atención de la salud.

¿Quién proporciona acreditación?

En 2003 el OMS encontró por medio de la encuesta del mercado mundial que 47 países diferentes habían estudiado o promulgado algún tipo de acreditación o programa de gestión de la calidad; o  que tienen especificado alguna licencia reconocida por sus propios  gobiernos.(3)  En algunos países, incluyendo los Estados Unidos de América, organizaciones gubernamentales otorgan el denominado “deeming authority” (inglés para autoridad oficial delegada) para que organizaciones de acreditación reconocidas puedan realizar las inspecciones que son obligatorias para las organizaciones de salud en lugar de las inspecciones por parte del gobierno. A nivel internacional, la mayor organización multinacional de la acreditación es la Joint Commission International; sin embargo, en Latinoamérica, Acreditas Global (previamente conocido como AAAHC International, una división de la Asociación de Acreditación) se encuentra muy activa al igual que Acreditación Canadá Internacional. Todas estas entidades son organismos no gubernamentales. Aunque generalmente las normas son transferibles de un país a otro, las diferencias culturales y las disparidades económicas pueden requerir algunas modificaciones. Cuando una norma local o regulación gubernamental es más estricta que la norma publicada por el acreditador, el inspector esperara que la norma más estricta sea la alcanzada.

¿Por qué acreditarse?

Acreditas Global suscribe firmemente al credo que se expresa en un documento en línea del URAQ (por su nombre en inglés; Comisión de Revisión para la Utilización Acreditación), una organización de acreditación de Estados Unidos:

 “La acreditación es un proceso dinámico que identifica las mejores prácticas y promueve medidas de rendimiento de alta calidad. Las organizaciones que obtienen la acreditación de una entidad de acreditación reconocida a nivel nacional validan su compromiso con la calidad y la responsabilidad. Estas empresas se someten voluntariamente a una revisión rigurosa y periódica que evalúa sus operaciones y servicios contra los estándares contemporáneos desarrollados por expertos y partes interesadas en el ámbito de la atención sanitaria.” (4)   

¿La acreditación da garantía que se está proveyendo atención de calidad?

Lamentablemente, no. Pero siendo evaluado por inspectores experimentados y bien entrenados, que son independiente de la organización inspeccionada (5), quienes evaluarán la organización para el cumplimiento con los estándares de acreditación reconocidos, deberá asegurar que la infraestructura y que el personal médico, de enfermería y de apoyo estén situados y que haya políticas y procedimientos para guiar el cuidado administrado y sistemas para monitorear la atención y los resultados.

También debe haber un programa activa de garantía de calidad, que incluye estudios de mejora de rendimiento e incorpora “benchmarking” (evaluación comparativa a puntos de referencia). Si la inspección de la instalación física (edificio(s), fuentes de energía de emergencia, simulacros de incendio y evacuación, etc.) se han llevado a cabo por otros organismos, gubernamentales o privados, la acreditación debe verificar que son válidos y al día. Si esta inspección no se ha realizado, será incorporado en la inspección in situ de las áreas de atención clínica. En la inspección, la atención al paciente será observado desde múltiples áreas: salones de cirugía y procedimientos, laboratorios, centro de radiología, terapia física, unidades de diálisis, unidades de cuidados intensivos, sala de recién nacidos, sala de emergencia y secciones de apoyo incluidos los servicios de alimentos y gestión de deshechos. Todos ellos se visitaran y se evaluaran in situ.

Esencialmente, la evaluación de acreditación es una fotografía instantánea de lo que está ocurriendo continuamente; la organización, no debe de limitarse a tratar de satisfacer solo ese momento. La preparación es un proceso continuo mediante el cual la organización está tratando de asegurarse de que sus operaciones cumplen con los requisitos de acreditación de manera continua, y que siga cumpliendo con los estándares de atención que cambian regularmente.

La organización debe de visualizar la acreditación como “un desarrollo de gestión”(6) y utilizar la preparación, junto con la interacción en el sitio con los inspectores, para mejorar las prácticas basadas en las normas o estándares superiores. La acreditación es sensible al tiempo  y a menudo requiere la presentación de materiales provisionales o visitas adicionales a las instalaciones para asegurar que la organización este actualizada.

Las inspecciones de acreditación si tienen un costo para la organización, la cual varía en función del tamaño y la complejidad de la organización y el número de inspectores necesarios en completarlo. Sin embargo hay que recordar que cuando los pacientes entran a una organización de salud asumen que la alta calidad de atención y la seguridad del paciente son prioridades. Una de las mejores formas de demostrar este compromiso a la calidad y seguridad es el someterse al proceso de acreditación(7) y educar a sus pacientes sobre el tema. Con el desarrollo de muchos sistemas de salud integrados, la acreditación se traduce en la normalización dentro de la organización y contribuye a una cultura de la seguridad.

Buena supervisión en establecer y revisar periódicamente las políticas por la Administración de la organización que está siendo acreditada resultara en la prestación de cuidado fiable y consistente. También es esencial que la credencialización del personal médico y administrativo incluya la verificación de títulos educativos, capacitaciones especiales y experiencia. Pero esta no es una actividad estática. Regularmente hay que realizar evaluaciones de rendimiento a través de la revisión por pares y/o evaluaciones de desempeño. La educación continua del personal en materia de prevención de riesgos y gestión de la seguridad es obligatoria. La Mejora de Calidad debe incluir analices de las desviaciones de atención y de los resultados esperados. Asegurando todo esto puede requerir la revisión y modificación de políticas y procedimientos para fortalecer el sistema y hacerlo más seguro para todos.(8)

Los organismos reguladores estatales pueden reconocer la acreditación independiente “como herramienta de la rendición de cuentas pública.”(9) Confirmación de que su organización le ha demostrado a un equipo independiente que usted dispone de la infraestructura necesaria y que tiene los sistemas y personal para cumplir con estándares reconocidos y que provee de  atención segura y de alta de calidad es el punto principal. Hágalo por usted y su personal y se beneficiarán sus pacientes.

¿Dónde han acreditado organizaciones de salud?

Actualmente, Acreditas Global tiene acreditado hospitales, clínicas médicas y dentales, y organizaciones de salud ambulatorias en Colombia, Costa Rica, Guatemala, Honduras y Perú. Además, estamos en discusiones con numerosas organizaciones en varios otros países en latino americana, el caribe y el medio oriente. Cada año, Acreditas Global ha ido ampliando su huella en el mundo dado que el deseo de mejor la oferta en salud es universal.

Bibliografía:

(1) Quality and Accreditation in Health Care Services – A Global Review, Evidence and Information for Policy, World Health Organization, Geneva, 2003, página 105.

(2) ibid, página 105.

(3) ibid, páginas 107 – 110.

(4) URAQ (Utilization Review Accrediting Commission) policy paper on The Value of Accreditation at www.uraq.org.

(5) European Journal of Public Health, volume 7, No.10, 1997, page 4.

(6) ibid, página 5.

(7) ibid, página 6.

(8) Palmieri, et al in Stategic Human Resource Management in Health Care Advances in Health care Management, Volume 9, 97-133, 2010.

(9) European Journal of Public Health, volume 7, no. 10, 1997, página 8.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>